Meio Ambientey Biodiversidad

Además de estar en el ADN de Klabin, la preservación del Medio Ambiente significa investigaciones científicas, preservación de vegetación y animales en extinción y crecimiento sostenible de comunidades cercanas a nuestras áreas de actuación.

Todas las operaciones de Klabin consideran en su estrategia aspectos de gestión ambiental, presentes en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU (ODS), como agua, energía, cambios climáticos y biodiversidad. Con eso, la compañía refuerza su compromiso con la conservación de los recursos naturales con búsqueda de la reducción del uso de recursos no renovables, el control de impactos ambientales y el monitoreo de la biodiversidad por medio de la conservación de la fauna y flora de los bosques donde la empresa opera.
La unidad produce más energía de la que consume. Con eso, la empresa puede ofrecer el excedente para venta en el Sistema Eléctrico Brasileño, lo que contribuye a la generación de ingresos al mismo tiempo que colabora para una matriz energética nacional más limpia.
La reducción de emisiones atmosféricas es uno de los apartados de la Política de Sostenibilidad de Klabin y también está prevista en el ODS 13. Con el aumento del uso de combustible de fuentes renovables, la empresa contribuye a disminuir la emisión de gases de efecto invernadero (GEI).
Klabin sigue la aplicación del principio de la precaución establecido en la Conferencia Eco-92 y evalúa constantemente todos los aspectos que presentan riesgos al medio ambiente. Entre los potenciales riesgos mapeados se encuentran el aumento medio de temperatura e índices de lluvia, aumento de eventos extremos como vendavales y tempestades, disminución de heladas y el aparecimiento de nuevas plagas forestales.
El consumo específico de agua sigue la media del sector: de 28 a 29 metros cúbicos por tonelada de celulosa producida. Lo destacado es que la unidad Puma sigue el concepto de circuito de bajo consumo con alto reaprovechamiento de recursos del 81%. Esto significa que, en 2017, el flujo de agua reciclada representó aproximadamente 2,3 veces el volumen de agua bruta captada, principalmente debido a la alta capacidad de reciclado y reúso de esta unidad.
En esta etapa, se hace un tratamiento complementario, lo que le confiere más calidad al efluente a ser descartado: menor cantidad de DQO y fósforo. Todas las unidades de la empresa cumplen los límites legales para descarte de efluentes. Después de pasar por las Estaciones de Tratamiento, los efluentes son descartados en la red de alcantarillado municipal o en ríos.
La gestión de residuos peligrosos en Klabin puede tener cuatro destinos: reciclado, vertederos clase 1, descontaminación o utilización como combustible o incineración. Todas estas medidas están en línea con la Política Nacional de Residuos Sólidos (Ley 12.305/10), dirigida a la reducción de la generación de residuos sólidos y al correcto manejo y descarte de dichos materiales.

Unidade Puma

A Unidade Puma, em Ortigueira (PR), conta com tecnologia ambiental de ponta para consumo de água, tratamento de efluentes, emissões atmosféricas e redução do uso de insumos, atingindo padrões de controle ambiental mais rigorosos do que os previstos na legislação.

Compromiso con la conservación de los recursos naturales
Todas las operaciones de Klabin consideran en su estrategia aspectos de gestión ambiental, presentes en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU (ODS), como agua, energía, cambios climáticos y biodiversidad. Con eso, la compañía refuerza su compromiso con la conservación de los recursos naturales con búsqueda de la reducción del uso de recursos no renovables, el control de impactos ambientales y el monitoreo de la biodiversidad por medio de la conservación de la fauna y flora de los bosques donde la empresa opera.
Gestión de energía prioriza matriz renovable
La unidad produce más energía de la que consume. Con eso, la empresa puede ofrecer el excedente para venta en el Sistema Eléctrico Brasileño, lo que contribuye a la generación de ingresos al mismo tiempo que colabora para una matriz energética nacional más limpia.
Emisiones de gases de efecto invernadero
La reducción de emisiones atmosféricas es uno de los apartados de la Política de Sostenibilidad de Klabin y también está prevista en el ODS 13. Con el aumento del uso de combustible de fuentes renovables, la empresa contribuye a disminuir la emisión de gases de efecto invernadero (GEI).
Cambios climáticos
Klabin sigue la aplicación del principio de la precaución establecido en la Conferencia Eco-92 y evalúa constantemente todos los aspectos que presentan riesgos al medio ambiente. Entre los potenciales riesgos mapeados se encuentran el aumento medio de temperatura e índices de lluvia, aumento de eventos extremos como vendavales y tempestades, disminución de heladas y el aparecimiento de nuevas plagas forestales.
Foco en el uso racional y reúso de Agua
El consumo específico de agua sigue la media del sector: de 28 a 29 metros cúbicos por tonelada de celulosa producida. Lo destacado es que la unidad Puma sigue el concepto de circuito de bajo consumo con alto reaprovechamiento de recursos del 81%. Esto significa que, en 2017, el flujo de agua reciclada representó aproximadamente 2,3 veces el volumen de agua bruta captada, principalmente debido a la alta capacidad de reciclado y reúso de esta unidad.
Eficiencia de las Estaciones de Tratamiento de Efluentes
En esta etapa, se hace un tratamiento complementario, lo que le confiere más calidad al efluente a ser descartado: menor cantidad de DQO y fósforo. Todas las unidades de la empresa cumplen los límites legales para descarte de efluentes. Después de pasar por las Estaciones de Tratamiento, los efluentes son descartados en la red de alcantarillado municipal o en ríos.
Gestión de Residuos
La gestión de residuos peligrosos en Klabin puede tener cuatro destinos: reciclado, vertederos clase 1, descontaminación o utilización como combustible o incineración. Todas estas medidas están en línea con la Política Nacional de Residuos Sólidos (Ley 12.305/10), dirigida a la reducción de la generación de residuos sólidos y al correcto manejo y descarte de dichos materiales.

Reservas Particulares del Patrimonio Natural (RPPN)

Klabin tiene Reservas Particulares del Patrimonio Natural (RPPNs) en Paraná y Santa Catarina dedicadas exclusivamente a estudios científicos, protección ambiental y preservación de los recursos hídricos, contribuyendo así a la conservación de la biodiversidad en el bioma mata atlántica.

RPPN Complejo Serra da Farofa (Santa Catarina)
Localizada en Santa Catarina, es la RPPN más grande de Klabin. El complejo tiene casi cinco mil hectáreas de área remanente de mata atlántica con bosques de araucarias y campos de altitud, y alberga nacientes de los ríos Caveiras y Canoas. La RPPN se destina a la realización de investigaciones científicas, al manejo de recursos naturales y al mantenimiento del equilibrio climático y ecológico.

RPPN de Monte Alegre (Paraná)
Localizada en la Hacienda Monte Alegre, Telêmaco Borba (Paraná), en un área de 3.852 hectáreas, también es una plataforma para realizar investigación científica, protección de la biodiversidad local y de los recursos hídricos, además de suministrar semillas de especies forestales para restaurar áreas degradadas y proteger eventuales sitios arqueológicos, históricos, culturales y paleontológicos.

Parque Ecológico

Klabin mantiene un parque ecológico en la Hacienda Monte Alegre, Telêmaco Borba (Paraná), con actividades orientadas a la conservación de la biodiversidad, rehabilitación de animales, preservación de especies silvestres y en extinción, realización de investigaciones científicas y apoyo a los proyectos de educación ambiental. También sirve de amparo para animales en situación de riesgo y que no tienen condiciones de volver al medio silvestre. Creado en la década de 1980, el parque ecológico de Klabin tiene un área de 11 mil hectáreas, 71% de la cual está formada por bosques naturales. Cuenta con aproximadamente 200 ejemplares de 50 especies animales que viven en el criadero científico del parque. El parque es un Área de Alto Valor de Conservación (AAVC), lo que significa que tiene una concentración significativa de valores relativos a la biodiversidad y a ecosistemas raros, amenazados o en peligro de extinción.